Leer la recopilación de deseos para el 2018 de los niños de una escuela de Barcelona, publicados por Catorze y que podéis ver aquí, http://www.catorze.cat/noticia/8521/aquest/any/nou/desitjo ha hecho que me dieran ganas de destacar alguna cuestión y de compartirla.

18.01.08 FOTO EL 2018, presents, feliços i tranquils¿Sabéis qué quieren, los niños y las niñas? Que nosotros, los mayores, les hagamos compañía y que estemos contentos. Es muy significativo el hecho de que, a diferencia de otros, estos deseos se repiten en niños de todos los cursos, dejadme que señale alguno de cada edad (de paso podremos observar como va evolucionando en los niños la capacidad de observar su entorno, de analizar sus necesidades emocionales y de expresarse):

Un niño de P4 lo expresa con esta sencillez literal: “Yo quiero que mi mamá esté contenta”. Y, a medida que crecen…: “Yo quiero jugar con mi familia.” (alguien de P5), “Pasar más rato con mi mamá” (1º de primaria); “Cocinar con mi madre y mi padre” (2º); “Este nuevo año deseo que mi padre regrese del país donde está por Navidad, para estar todos juntos y que vivamos felices.” (3º); “Yo quiero que mi madre tenga vacaciones para descansar. Quiero que pasemos la Navidad juntos con mi madre y mi padre. Mi padre no vive en casa. Quiero que mi madre tenga ayudantes en el bar, así podrá descansar y tendrá más tiempo para acompañarme.” (4º); “Este año nuevo deseo que mi padre y mi madre dejen ya de discutir, porque siempre que pasa eso me pongo a llorar y no me gusta eso siempre. Me gustaría que se comportasen como adultos, y que dejaran de pelearse (…)” (4º); “Este año nuevo deseo que mis padres trabajen menos y descansen más porque todo el día están trabajando y no pueden estar más tiempo con nosotros.” (4º); “Este nuevo año deseo que mi padre deje de enfadarse por todo. Que no nos grite ni nos pegue más. Deseo también que nos ayude a limpiar el piso porque siempre lo tenemos que hacer todo mi madre, mi hermano y yo.” (5º); “Este año nuevo deseo poder ayudar más a mi padre en el restaurante. Me gustaría pasar más ratos con él y poder pasear, jugar a fútbol y hacer muchas cosas con mi padre.” (5º); “Este año nuevo deseo que mi familia, por la noche, paren de gritar y discutir. Se enfadan por cosas suyas y cuando hablo me gritan a mí. Cuando voy a dormir también gritan y me gustaría que parasen. Deseo que siempre estén contentos!” (5º); “Mi deseo es que mi madre y mi padre no se peleen más, porque mi hermana y yo lloramos cuando pasa y no me gusta nada.” (6º).

Si escuchamos a los niños y niñas, pues, y queremos hacerles felices, hará falta que nos esforcemos para liberar tiempo para que puedan disfrutar de nosotros, y será preciso que resolvamos nuestros conflictos entre adultos comportándonos, tal como nos pide el niños de 4º, “como adultos”, Y, curiosamente, haciéndoles felices a ellos, también lo seremos mucho más nosotros. Los hijos nos quieren, nos lo han dicho, presentes, felices y tranquilos. ¡Hagamos todo lo posible y tendremos un buen año padres e hijos!