Alba Castellvi. Consulta i coaching familiarHay tres maneras de aprender a hacer de padres:

1. Con tesón y voluntad y sobre la marcha.

2. Reflexivamente a base de experiencia.

3. Adquiriendo herramientas prácticas a través de formación.

 

Los padres y madres que sólo utilizan la primera manera suelen invertir mucha energía en la educación con resultados que a menudo se hacen esperar y muchas veces no acaban de llegar. Los que suman a las prácticas “sobre la marcha” la reflexión fruto de las experiencias, suelen obtener resultados mejores a medio plazo, ya que van incorporando los aprendizajes que les proporciona el día a día. Finalmente, los que buscan herramientas que pueden obtener a través de la formación como padres, pueden resolver algunos retos de la vida cotidiana con más presteza y eficiencia.

Dicen que nadie nos enseña a ser padres, pero esto no es exactamente así. Hoy en día, en un entorno social que lo dificulta más que nunca, hace falta soporte para aprender a educar a los hijos, y este soporte se puede obtener de los profesionales.

Hacer de padres y madres era mucho más sencillo cuando las condiciones sociales eran más estables de generación en generación. Pero ahora, con un entorno que cambia más deprisa que nunca, padres y madres se encuentran con tener que educar a sus hijos en una sociedad (y para una sociedad) que se transforma a gran velocidad. Los hijos se enganchan a los móviles, cuestionan los valores del esfuerzo y la responsabilidad, tratan a los padres de forma muy horizontal y tienen una clara preferencia por actividades que a menudo entienden poco: juegos electrónicos, redes sociales, experiencias de riesgo.

Hablemos de ello. Cuando hay retos en la familia que son difíciles de resolver, podéis acudir a mi consulta. Hablaremos sobre la relación con los hijos para hacerla más fluida y más educativa.

El objetivo: vivir mejor todos juntos.

Haz clic en mi foto y hablemos.