Los buenos propósitos de año nuevo están muy bien porque implican unos momentos de reflexión sobre aquello que haría falta mejorar para que nuestra vida fuera mejor. Formularse un propósito significa haber revisitado lo que funciona y lo que no y haber seleccionado algún elemento que podemos modificar y que nos permitirá conseguir sentirnos mejor con nosotros mismos cuando lo que dependa de ello haya mejorado.

Pero, del mismo modo que cuando los hacemos realidad nos ayudan, cuando no hacemos realidad los buenos propósitos las cosas no mejoran, y además sentimos la carga de no haber podido hacer realidad nuestra intención.

Por tanto, me parece importante que cada buen propósito vaya acompañado de un plan para hacerlo realidad. Y el primer elemento de este plan debe ser una herramienta para hacer el seguimiento. Si, por ejemplo, nos proponemos comer más sano… en cada hoja de la lista de la compra debemos escribir la frase: «Objetivo: comer más sano». Esto nos ayudará a hacer memoria con el fin de evitar comprar alimentos procesados, por ejemplo.

Otra cosa que funciona es que los propósitos sean mensuales y no anuales: en un mes podremos empezar a cambiar hábitos que después persistirán en los meses venideros y es más fácil que tengamos bajo control nuestro objetivo durante 30 días que durante 365.

¿Queréis mi ayuda?

Os ofrezco una lista de 12 propósitos que os pueden servir de ejemplo, uno por cada mes del año, que pueden contribuir q hacer que viváis mejor en familia. Cada uno de ellos, acompañado de una idea para hacer el seguimiento.

¡Ánimos y feliz año nuevo!

ENERO
Comer más sano.
Estrategia para conseguirlo: recordarlo en el encabezado de la lista de la compra semanal.

FEBRERO
Desayunar cada dia juntos.
Estrategia para conseguirlo: poner el despertador 20 min antes y poner la mesa con alimentos variados.

MARZO
Jugar a juegos de mesa con los hijos una hora cada semana.
Estrategia para conseguirlo: posar una alarma-recordatori al mòbil després de dinar cada dissabte i diumenge (o quan pensem que ho podrem fer).

ABRIL
Hacer una buena distribución de las tareas domésticas entre todos los que vivimos en casa.
Estrategia para conseguirlo: marcar en el calendario quién hace qué cada día y organizar un sistema de estímulos.

MAYO
Pasear por el campo dos días a la semana.
Estrategia para conseguirlo: el lunes por la mañana marcar dos ratos a la semana en que será posible hacerlos y reservarlos en la agenda.

JUNIO
Destinar 15 minutos cada dos días a hacer un rato de meditación.
Estrategia para conseguirlo: poner una alarma-recordatorio en el móvil y tener a punto audios de meditaciones guiadas.

JULIO
Utilizar con mucha consistencia la estrategia educativa de Alba Castellvi “¿Qué prefieres?” *
Estrategia para conseguirlo:: Colgar un recordatorio en un lugar bien visible.

AGOSTO
Hacer que mis hijos me vean leer.
Estrategia para conseguirlo: ir a la biblioteca o a la librería a buscar un libro y hacernos el firme propósito de haberlos acabado antes de final de mes. En lugar de tenerlo en la mesita de noche, tenerlo en la mesita del sofá.

SEPTIEMBRE
Buscar una actividad per empezar un nuevo aprendizaje que nos llene.
Estrategia para conseguirlo: pensar qué nos gustaría aprender que nos hiciera felices (¿bailar? ¿Un nuevo idioma? ¿Tocar un instrumento?) Y apuntarnos a clases.

OCTUBRE
Utilizar con mucha consistencia la estrategia educativa de Alba Castellvi “Dar las órdenes siempre en afirmativo”. *
Estrategia para conseguirlo: hacer una lista de instrucciones que empiecen por “No…” y al lado escribir la fórmula alternativa. Colgar un recordatorio en un lugar bien visible.

NOVIEMBRE
Recortar les órdenes innecesarias. *
Estrategia para conseguirlo: ponerse un brazalete expresamente per recordar utilizar esta estrategia.

DICIEMBRE
Conseguir la colaboración de los otros hablando de mis necesidades.*
Estrategia para conseguirlo: pensar qué queremos que se nos respete y nos cuesta conseguir y explicar claramente por qué es una necesidad. Hace falta escoger 4 cosas y explicar una cada semana.

*Si necesitáis detalles sobre las estrategias educativas mencionadas, las podréis encontrar en el libro Educar sin gritar, en los talleres que llevan el mismo nombre o contactando con Alba Castellvi.