Como quizás ya sabréis, se acaba de publicar una entrevista que me han hecho en el último número de la revista de ética y filosofía Valors, una revista excelente que trata temas de actualidad socialmente muy relevantes. Responder una entrevista siempre ayuda a reflexionar, y esta en concreto me ha permitido pensar sobre cuestiones que me han interesado mucho como socióloga.

Aquí en el blog ampliaré alguna reflexión de las que contiene la entrevista, y hoy, justo después de Navidad, y día de los Santos Inocentes, lo mejor que podemos hacer es pensar por qué tenemos hijos.

Y os propongo el reto de decirme si encontráis otras razones que yo no haya contemplado.

Cada uno tiene sus razones. En nuestra sociedad europea occidental del siglo XXI tenemos hijos…

1.- Porque queremos ampliar nuestro horizonte, vivir una experiencia vital, capital, amplificar la mirada sobre la vida y el mundo. Para disfrutar y para crecer, para hacernos más grandes por dentro. La maternidad/paternidad es un lugar donde evolucionar.

2.- Para trascender. Para que aquello que hemos hecho tenga continuidad y más sentido. Para que nuestra familia no se acabe, en una especie de lealtad a las generaciones anteriores. Para traspasar el legado.

3.- Porque pensamos que no seremos tan felices si no tenemos hijos, que echaremos en falta alguna cosa e incluso que nos arrepentiremos en el futuro.

4.- Porque vamos a la búsqueda de alguna cosa que podemos obtener mediante la paternidad: formar parte como iguales de los grupos de relación, distraernos, tener una vida más interesante…

4.- Para tener una relación mucho más estrecha con la pareja a través de los hijos en común. El hijo fruto del amor puede vincularnos más que nada en el mundo, porque es un gran vínculo amar a alguien en la misma magnitud.

5.- Por preferencia de la pareja: hay hombres y mujeres que son padres porque sus parejas así lo desean. Pensamos que si tenemos hijos seremos más felices juntos.

6.- Porque creemos que en la trayectoria vital o de pareja hay un momento en el que tener hijos llega com un hito más del camino de ser familia con la persona escogida. Asociamos naturalmente al concepto de pareja estable la paternidad.

7.- Sin tener muy claro el porqué. A veces tenemos hijos en cierto modo “por defecto”, porque nacer, crecer, reproducirse y morir se entienden como fases del ciclo biológico que como seres vivos también debemos pasar los  humanos. Muchas parejas tienen en mente que la trayectoria “normal” es: se conocen, comparten experiencias, viven juntas, tienen hijos, hacen vida de padres, envejecen… En esta “lista” convergen biología y cultura.

8.- Por la llamada de la ternura y la llamada del sexo.

9.- Por presión social.

10.- Porque tenemos ganas de amar profundamente.