Muy recomendable el artículo de Raül Garcia Aranzueque que publica El Punt-Avui. Para mí lo más importante es reflexionar sobre el fragmento que copio a continuación y atender a las recomendaciones del final del artículo, recomendaciones sencillas para mejorar el aprendizaje de los hijos.

Mataró. Els nens de l'escola del Camí del Mig sortiran a peu per anar al menjador de l'institut del davant perque s'han quedat sense menjador. Hi aniran pares i familiars amb pancartes de protesta
Padres participando en una reivindicación de la escuela Quim Puig

“Los informes desglosados de la evaluación internacional PISA y de organismos cómo el Consejo Escolar del Estado remarcan el importante papel que pueden tener los padres en el éxito académico de los hijos por el mero hecho de llevar a cabo pequeñas acciones cotidianas al alcance de cualquier familia cómo leer cuentos a los niños, conversar con ellos durante las comidas y participar en la actividad de la escuela. “Los padres son mucho más importantes que la escuela” en la vida académica de los hijos “pero delegan demasiado” en el centro educativo y “parece que éste tenga más importancia de la que tiene”, asegura Ramon Cladellas, subdirector del departamento de psicología básica evolutiva y de la educación de la Universitat Autònoma (UAB). “El hecho de que vayan a una escuela u otra -añade- tiene poca importancia. El niño que tiene facilidades para los estudios irá bien vaya donde vaya, aunque la escuela puede ayudar un poco”.

“La variable más importante en el rendimiento escolar de los niños son los padres y, más concretamente, la madre”, explica Enric Roca, director d’Edu21. “Es determinante la importancia que la familia da a la escuela”, añade.

Aunque los padres tienen un papel clave durante toda la infancia y adolescencia de los hijos, su influencia es mucho más relevante cuando el niño es más pequeño. “En los niños de seis a trece años, la madre tiene un papel fundamental. Muchas veces es ella quién está encima, quien vela para que hagan los deberes, entreguen los trabajos a tiempo. En cambio, los adolescentes se apoyan más en los amigos”, dice Cladellas.

Podéis leer el artículo completo aquí.