Hoy, día mundial de concienciación hacia el ruido, es un buen día para plantearnos educar sin gritar. Cuando gritamos a un niño para que haga, de una vez, lo que toca, tras decírselo quince veces, esto produce dos efectos:

Por un lado, ofrecemos al niño un ejemplo que él reproducirá (siempre digo que educamos a través de lo que hacemos, más que de lo que decimos que hay que hacer), y por otro lado crece nuestra crispación. Porque, ¿hay alguien que después de gritar para que le hagan caso de una vez se sienta mejor? ¿Más sereno? ¿Más relajado? Muchos padres y madres, cuando levantamos la voz porque estamos exasperados, después nos sentimos aún más tensos, más enfadados que antes de empezar. Si evitamos, pues, poner el grito en el cielo, todo este malestar nos lo ahorraremos. Esta ya es una razón de suficiente valor para tratar de gritar menos veces. Si le sumamos el hecho de que cuando gritamos educamos -es decir, damos (mal) ejemplo-, y además añadimos la razón del día, que es que contribuimos al ruido ambiental… ¡Toca procurar educar sin gritar!

El telediario de TV3 de este mediodía, en un reportaje bastante interesante sobre la cuestión, hablaba del exceso de decibelios en varios entornos. Se ha hecho énfasis en el ruido de los comedores escolares. En muchos de estos ambientes el ruido supera los 80 decibelios, lo que no ayuda, precisamente, a hacer del rato de comer un rato de relajación y de descanso para los niños y niñas. En algunos comedores incluso han instalado marcadores de sonido para que el alumnado sea consciente del nivel que alcanza el sonido y procure regularlo colectivamente bajando la voz (qué iniciativa tan loable y tan quimérica). Tanto para los niños como para las personas que trabajan, el griterío es agobiante y tensionante. Podemos organizar estos espacios de tal manera que el ambiente se tranquilice y sea más agradable para todos. ¡Hagámoslo buscando las fórmulas óptimas de organización y formando a los monitores!

Aquí puedes ver el reportaje que ha hecho el equipo del Telediario de mediodía de TV3: